jueves, 29 de diciembre de 2016

Mis 30 series favoritas de 2016

Hace mucho que no escribo en el blog, prometo que ha sido por un buen motivo: estoy al borde del ataque de nervios escribiendo sobre series con otro fin. Este año he visto menos ficciones televisivas que el año pasado, y sobre todo, he visto menos series no estadounidenses. Por ello la lista de este año la componen 30 series, en vez de 50, como el año pasado (del 50 al 26, del 25 al 1), y también por ello es una apología involuntaria del imperio cultural americano. Espero enmendarlo en 2017.

30. Gaycation (Vice) (N)

Ellen Page y su amigo Ian Daniel se lanzan a recorrer varios países del mundo para observar cómo es la situación de las personas LGTBI en dichos lugares. Gaycation es una serie documental, a veces dolorosa, casi siempre enternecedora, sobre las personas y la sexualidad, y sobre cómo gran parte de la sociedad es incapaz, en muchas ocasiones, de entender y asumir la diversidad.

29. One Mississippi (Amazon) (N)
Tig Notaro exorciza los fantasmas de su cáncer y su infancia en esta dramedia familiar incómoda y reflexiva. Huyendo del victimismo, pone el dedo en la yaga de sus dolores y sus miedos, construyendo un relato cargado de ironía pero también de una sensibilidad especial. 




28. Paquita Salas (Flooxer) (N)
Javier Ambrossi y Javier Calvo, autores del musical La llamada, han puesto en el mapa audiovisual español a la nueva plataforma de contenidos online de Atresmedia: Flooxer. Esta comedia de 20 minutos sigue a Paquita Salas, una representante de actores venida a menos, que lucha por sobrevivir en un mundo cada vez más competitivo y descubrir a nuevas estrellas. Lo mejor de Paquita Salas es su sentido del humor y las descacharrantes bromas que hace sobre el panorama audiovisual español. Lo peor, un cierto sentimentalismo que no está del todo bien cocinado.

27. The Girlfriend Experience (Starz) (N)
Gélida. Así es, visual, narrativa y emocionalmente The Girlfriend Experience, una aproximación oscura y misteriosa a la psique de una mujer que ejerce de escort. La serie jamás nos sumerge en su mente. Y ahí radica la gracia. Es una serie a contracorriente, que no sólo no busca la empatía, sino que huye de ella. Lo apuesta todo a que nos fascine el hecho de no saber qué piensa su protagonista. Y gana. 

26. Shameless (Showtime) (-3)
Tras una sexta temporada (emitida, también, en 2016) en la que Shameless no había estado al excelente nivel que nos tenía acostumbrados, la serie de los Gallagher ha vuelto a funcionar a pleno rendimiento. Liberar a Fiona de ser el centro de la serie, dándole más cancha al resto de personajes, sobre todo a Lip, ha ayudado. Las dinámicas familiares han vuelto a ser lo mejor de una serie que sigue teniendo una inmensa capacidad de generar emoción.

25. Silicon Valley (HBO) (+9)
En un mundo en el que las multinacionales tecnológicas se han convertido en actores muy poderosos dentro del sistema, una comedia como Silicon Valley que buceé en sus miserias, es una joya. A menudo delirante, siempre desternillante, Silicon Valley nos cuenta cómo la vida no hace otra cosa que ponernos obstáculos, a pesar de que tengamos grandes ideas. En su entrañable (a la par que feroz) retrato del patetismo asociado al éxito reside su gracia (y su inteligencia).

24. Fleabag (Amazon) (N)
En el primer año post-Louie la dramedia personalista de autor ha experimentado un boom. Fleabag es la propuesta más radical y arriesgada dentro de esta corriente. También la más descacharrante. La protagonista es un total y absoluto desastre. Y por ello resulta sencillo ver en ella alguna de nuestras taras.


23. Atlanta (FX) (N)
Donald Glover se estrena como autor televisivo con una de las dramedias que más han dado que hablar este año. Atlanta se ríe de los problemas y prejuicios raciales para poner a Estados Unidos frente al espejo de sus vergüenzas e incongruencias. Pero también es un relato intimista de lo duro que resulta sobrevivir cuando no se tiene dinero en un mundo gobernado por el mismo. Huyendo de la desesperanza, Atlanta prefiere entregarse a la risa para analizar los problemas. Es todo un acierto.

22. O.J.: Made in America (ESPN) (N)
Tras el estreno de la ficción The People v. O.J. Simpson, llegó la miniserie documental O.J.: Made in America. Si la primera se centra únicamente en la detención y el primer juicio a O.J. La segunda comienza con la carrera deportiva del protagonista y termina con el encarcelamiento de O.J. tras un segundo hecho criminal. Este documental de ESPN es, ante todo, una reflexión sobre los problemas raciales que asolan a Estados Unidos. Una obra pertinente y excelentemente documentada y montada.

21. Girls (HBO) (+21)
Hannah se estrella contra la realidad. Con toda su dureza. Sus miserias salen a la luz en forma de un espectacular incendio. Siempre digo que conecto con Girls porque me vomita a la cara lo peor de mí mismo, lo que más me aterroriza de cómo soy y de cómo pienso. Es normal que las Girls puedan caer mal, no están diseñadas para gustar, son la representación brillante y retorcida de los fantasmas de una generación a la deriva.

20. Halt and catch fire (AMC) (+9)
La serie tecnológica de AMC pasa de los inicios de la informática personal a los albores de Internet, para ofrecernos, otro año más, un estudio de personajes fascinante. Cameron y Donna se confirman como dos de los personajes femeninos más interesantes de una hornada televisiva dónde las mujeres se han situado, por fin, en el centro de los relatos. Da igual que entiendas o no de informática, lo relevante de Halt and catch fire son los dramas humanos que presenta, analiza y disecciona.

19. BrainDead (CBS) (N)
Tras el final de The Good Wife, el matrimonio King volvió a sumergirse en las ciénagas de la política estadounidense, pero esta vez lo hizo desde la ciencia ficción y aumentando las dosis de humor que ya salpicaban su obra previa. El resultado ha sido una serie divertidísima, ágil e inteligente sobre los tejemanejes del poder. Tiene algunas de las secuencias más ingeniosas y graciosas del año (todas las relacionadas con sexo, sin duda alguna).

18. Transparent (Amazon) (-2)
La serie de Jill Solloway es un milagro en equilibrio. Una obra que consigue transmitir, como pocas, los sentimientos y las incongruencias de los seres humanos. Una reflexión pura y personalísima de lo que implica amar y ser amado. Una mirada lúcida sobre la familia y las relaciones afectivas. Los Pfefferman podrían resultar insoportables, pero Solloway logra transmitir el cariño con el que los escribe. Nadie es perfecto. Ni ellos, ni nosotros.

17. Gilmore Girls: A year in the life (Netflix) (N)
Es muy difícil para mí hablar de Gilmore Girls. Crecí como persona idolatrando esta serie, es, sin duda alguna, una de las ficciones más importantes de mi vida. El regreso de la serie a cargo del matrimonio Palladino era para mí el acontecimiento televisivo más esperado del año. ¿Han cumplido con las expectativas? Sí, el regreso no ha sido únicamente un revival nostálgico, sino que ha expandido el relato, ahondado en las dudas e incertezas de estas tres mujeres (madre, hija y abuela) y reflexionado sobre el dolor y la madurez (ya sea a los 30, a los 50 o a los 70 años). Sí, han cumplido con las expectativas. Y teniendo en cuenta la última secuencia, deberían volver a nuestras vidas en unos años.

16. Please Like Me (ABC) (-1)
Josh Thomas ha parido la temporada más pesimista de Please Like Me. Ha dolido. Su incisiva mirada sobre cómo piensa toda una generación sigue siendo relevante. Thomas maneja el paso de la risa a la lágrima con una soltura pasmosa. Cómo cuesta madurar, ¡a cuántas cosas te obliga a renunciar!



15. Gomorra (Sky Italia) (N)
La primera temporada de Gomorra impresionó por su contundencia narrativa y su descarnada imagen de la mafia napolitana. La segunda entrega ha mantenido el nivel, optando por una narración más pausada y reflexiva. Es un relato complejo y lleno de matices de un mundo en guerra perpetua. Brillante.



14. House of Cards (Netflix) (+8)
Poco se puede decir a estas alturas sobre el pérfido y sibilino matrimonio Underwood. Los dos protagonistas de esta cruel thriller político siguen devorándose mutuamente mientras se agarran con uñas y dientes al poder. Pasen y vean, este circo de pista múltiple no deja nunca de ser entretenidísimo. Pura droga.



13. Broad City (Comedy Central) (+6)
Abbi e Ilana siguen poniendo New York patas arriba, buscando su sitio en un mundo caótico dónde el éxito no se mide por cuánto dinero tienes, sino por cuán feliz puedes llegar a ser. Broad City sigue siendo un soplo de aire fresco. La serie con la que más me río de la televisión actual. Una visión hilarante (y no por ello menos incisiva) de una generación perdida.


12. Horace and Pete (Louisck.net) (N)
Louis CK, uno de los autores audiovisuales más estimulantes y certeros de los últimos años, lanzó por sorpresa en su propia web, Horace and Pete, una miniserie que bucea en las desgracias e insatisfacciones vitales de una familia de perdedores. Lo hace, con un estilo cercano al teatro filmado, a través de largas y dolorosas conversaciones entre los miembros de dicha familia. Horace and Pete es ácida, tierna y dura, muy dura. Todo un regalo.

11. Black Mirror (Netflix) (N)
La antología distópica de Charlie Brooker sobre el poder de las pantallas en nuestra sociedad, regresó este año tras una larga ausencia, de la mano de Netflix, con seis nuevos episodios. De entre estas seis lúcidas e inquietantes obras independientes cabría destacar Nosedive (3x01) y, sobre todo, San Junipero (3x04). Quizás hayamos estado ante la temporada más irregular de la serie, sin embargo ha vuelto a rayas a cotas muy altas y confirmado lo que ya sabíamos: necesitamos a Black Mirror para que nos ayude a reflexionar sobre la deriva de nuestro mundo.

10. The Young Pope (Sky Italia/HBO) (N)
Paolo Sorrentino, uno de los autores audiovisuales más estimulante, personal y corrosivo de las últimas décadas, ha dado el salto a la televisión con esta superproducción que sigue a un joven Papa recién elegido, mostrando sus disquisiciones, miedos, complejos, odios y pasiones. El Papa de Jude Law y Sorrentino es un animal salvaje, corroído, conservador, en el que es imposible adentrarse, porque jamás termina de mostrar su interior. Sorrentino no ha terminado de ajustar sus cuentas pendientes con la todopoderosa Iglesia Católica. Debemos estar contentos de ello.

9. American Crime (ABC) (+31)
Si la primera temporada era un drama multirracial urbano, la segunda entrega de la antología de John Ridley viaja de California a Indiana, para sumergirse en el mundo suburbial. Lo que allí nos encontramos es una violencia social sumergida que explota en forma de odio y crimen. Quizás estamos ante la serie más pesimista y triste del año.


8. Veep (HBO) (+9)
En el año de la victoria electoral de Donald Trump, Veep, como dijo la propia Julia Louis-Dreyfuss al recoger su 5º Emmy consecutivo, ha pasado de ser una sátira política a un documental realista. La última entrega de esta comedia abrasiva ha vuelto a ser una de las obras más graciosas, inteligentes e ingeniosas del año. Posee los diálogos más brillantes de la televisión actual.


7. Westworld (HBO) (N)
Con Game of Thrones llegando a su final y Netflix acaparando la atención seriéfila, HBO necesitaba un nuevo gran relato insignia. Habrá que ver cómo evoluciona el año que viene, pero desde luego Westworld es carne de obra de culto. Ciencia ficción inteligente, inquietante, misteriosa y dolorosa. Quizás estemos hablando de la serie más hipnótica del año. Incluso cuando no sabía qué está pasando, era incapaz de apartar los ojos.

6. Rectify (Sundance Channel) (+4)
Rectify es una de las obras más delicadas y arriesgadas que ha parido la televisión en el último lustro. También, obviamente, una de las mejores. Una obra dolorosa sobre la culpa, el paso del tiempo (y el tiempo perdido), la familia y la soledad. No podría ser más sensible y emocionante. Su última temporada ha sido el cierre perfecto a un relato narrado con sosiego. Una de las obras cumbres de eso que se ha dado en llamar la slow tv.

5. BoJack Horseman (Netflix) (+19)
Sin Louie en emisión, BoJack Horseman se ha convertido en la serie que mejor y de forma más profunda indaga en eso tan terrible y escurridizo que llamamos el vacío existencial. Los problemas comunicativos, la soledad, la insatisfacción y la autodestrucción se dan cita en una obra que te puede llegar a destrozar emocionalmente. Alguno de sus capítulos de esta temporada (como el capítulo mudo debajo del mar) son, simplemente, arte.

4. American Crime Story: The People v. O.J. Simpson (FX) (N)
Pocas series este año han generado la conversación y el análisis suscitado por esta primera temporada de la nueva antología de la factoría Ryan Murphy (que aquí produce y dirige, pero no escribe). The People v. O.J. Simpson ha tenido la suerte de aterrizar en un momento en el que el conflicto racial que aún rasga a Estados Unidos está en el centro del debate nacional. Su visión de la raza, la desigualdad, los media, la formación de opinión pública y el sistema judicial, es rica, incisiva y estimulante.

3. The Crown (Netflix) (N)
Peter Morgan ha dedicado su excelente carrera como guionista a bucear en el sistema institucional británico (su trilogía sobre Tony Blair) y a reconstruir duelos históricos (Frost/Nixon, Rush). En The Crown vuelve a aunar esas dos vertientes de su obra para poner en pie la que quizás (el tiempo lo dirá) sea su obra cumbre: el relato tierno y duro a partes iguales del reinado de Isabel II. En esta primera temporada, centrada en el ascenso al poder de la joven reina, la dimensión personal (familiar, sentimental) y la institucional (política, social) se han ido entrelazando hasta construir una obra apasionante sobre una mujer imperturbable. 

2. The Americans (FX) (+3)
Tras lograr, por fin, el reconocimiento de los Emmys, The Americans ha cerrado el año demostrando que pocas series actuales están dotadas de su hondura, complejidad moral y capacidad para inquietar al espectador. Los Jennings se precipitan hacia el precipicio, mientras intentan supurar las heridas que los separan y, que a la vez, los unen.


1. Game of Thrones (HBO) (+5)

En su rotunda, apasionante, conmovedora y poderosa sexta temporada, la ficción de Benioff y Weiss ha rubricado un título que es, en parte mérito suyo, y en parte demérito de los demás: El gran relato televisivo en activo. Tras el final de Mad Men el año pasado y el de Breaking Bad el anterior, Game of Thrones se ha convertido en la serie en emisión más relevante y, sí, canónica. Su última temporada, la séptima, se dividirá en dos partes emitidas en 2017 y 2018, siguiendo el ejemplo, sí, de Breaking Bad y Mad Men. Ninguna casualidad.

4 comentarios:

  1. Enserio 30 series e sen tempo de tomar un café? Te odio.

    ResponderEliminar
  2. Solo vi Juego de Tronos, y empece a verla hace 1 mes.... XD

    ResponderEliminar
  3. dios hace mil que no te comento... imagine que esto ya estaria chapado :)

    qdep textraño

    ResponderEliminar